Seguidores

lunes, 27 de julio de 2015

MÁS ALLÁ DE LOS REFLEJOS

Imagen robada a Google


Aquí os dejo un relato por capítulos; espero que os guste.


MÁS ALLÁ DE LOS REFLEJOS

Y después de todo lo pasado, todavía me pregunto qué reflejan los espejos en la oscuridad. 

****
– ¡Solatám!, sodot a solatám.
Despierto entre sudores; temblando; miro el reloj; son las cinco de la mañana. Tengo estas pesadillas desde el mismo día que decidimos hacer la excursión, pero cuando despierto no recuerdo nada del sueño. Siempre me despierto a las cinco en punto. Después, no consigo volver a conciliar el sueño; llevo así varias semanas. Me da miedo dormir; tengo el presentimiento de que algo malo va a pasar. Mis amigos dicen que tengo que superar mis miedos a aquella casa. A lo que le paso a mi padre.
Me meto en la ducha, desayuno un café con tostadas y me conecto a Internet para ver las noticias del día. Siempre hago lo mismo desde que tengo estas pesadillas; ya es todo un ritual.

****
Quedamos a las ocho de la mañana, muy pronto para mi gusto, pero las chicas dijeron que habría que hacer limpieza en la casa. Es una casa antigua en una aldea de Galicia donde ya casi no queda ningún habitante; solamente queda una mujer, su hija murió hace poco. Pertenece a mi familia, pero hace unos diez años que no ha ido nadie. Las últimas personas que estuvieron fueron mis padres y mi hermana.
Mi padre era un escritor más bien mediocre, pero en su estancia allí escribió una de las mejores novelas de aquel año.
Mi madre y mi hermana desaparecieron sin dejar rastro. Se dice que mi madre huyó con la niña porque mi padre estaba trastornado. Al poco tiempo fue ingresado en el psiquiátrico; decía que escuchaba las voces de una niña. A los pocos meses apareció ahorcado en su habitación con las sabanas y un papel arrugado en la mano derecha; en el papel estaba escrita la última e incomprensible frase con la que terminó su libro: “¡solatám!, sodot a solatám.”

****
Soy el primero en llegar (como siempre), después llegan Juan y María. Llevan seis años casados y otros diez de novios; se conocieron muy jóvenes y desde entonces no se han separado el uno del otro.
Están intentando que ella se quede embarazada, pero no lo consiguen, quizás el cambio de aires les venga bien.  Después llegan Sara y su novio Jaro; creo que solo le cae bien a Sara. Es de esos hombres que todo lo saben y que es mejor no discutir con él porque nunca da su brazo a torcer. Sara en cambio es un ángel, rubia de ojos verdes, siempre con una sonrisa en su boca y a quien siempre puedes confiar un secreto. (El mío nunca lo sabrá). Llevan un par de años viviendo juntos; también se traen a su perro, un rottweiler macho llamado Rocco. Es muy dócil, nunca le he oído ni siquiera soltar un ladrido.
El último en llegar es Luis; trae ojeras de no haber dormido y le acompaña una chica a la que no conocemos. Debe ser la chica de la que dice está completamente enamorado. No sé por qué, pero su cara me resulta familiar.
Después de los besos, abrazos y presentaciones estamos todos preparados para el viaje. Mientras metemos las maletas en el coche observo a mis amigos y me doy cuenta de que soy el único que está solo. Como he estado toda mi vida. Solo. Sin tener a nadie a mi lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...